Buscar
  • Tradoctas

Incendios forestales y respuesta ecofeminista a la crisis climática

“Cuando el capital avanza, la naturaleza retrocede. El crecimiento del mercado no solucionará la crisis cuyo propio avance genera”.

-Vandana Shiva, ecofeminista.



La naturaleza está, literalmente, contrayéndose. En el momento de redactar esta publicación, la Patagonia arde.⁠


Tal como explica Escritura Feminista, las altas temperaturas registradas este verano y las sequias por la falta de lluvias generaron las condiciones para una catástrofe sin precedentes en el sur de Argentina. El fuego, que comenzó el martes por la tarde y se propagó con rapidez, arrasó con al menos 200 viviendas. Cerca de 1500 hectáreas fueron afectadas.


En este sentido, más de 200 familias perdieron su casa y debieron evacuarse. Hasta el momento, se registró una víctima fatal: Sixto Garcés, a quien encontraron calcinado junto a su caballo. Además, hay más de 10 personas que aún no fueron localizadas. La situación es grave.

En el 2019, ocurrió lo mismo en la Amazonia. “El pulmón del planeta”, como se lo suele denominar, produce el 20% del oxígeno almacenado en la atmósfera. Asimismo, según un informe de 2008 del Centro de Investigación Forestal Internacional, un quinto de las emisiones anuales totales de gases de efecto invernadero se derivaba del cambio del uso de la tierra, que en su mayor parte traía aparejada la deforestación tropical. La deforestación añade más carbono a la atmósfera que el sector mundial del transporte, que hace un uso intensivo de los combustibles fósiles.⁠

En un artículo de mayo de 2019, el periódico The Guardian introdujo el término “crisis climática” en reemplazo de “cambio climático”. Creemos que esta elección está más vigente que nunca. ⁠

¿Qué es el ecofeminismo?

Según explica la periodista Tatiana Fernández Santos, el término ecofeminismo aparece definido por primera vez en 1974, por Françoise D’Eaubonne en su libro “Feminismo o la muerte”. La autora denuncia el dominio absoluto de los varones sobre la fertilidad de las mujeres y de la tierra. Su tesis plantea que la sociedad patriarcal considera a la mujer como un simple objeto de apropiación, un terreno que se puede poseer y fecundar. La destrucción medioambiental contemporánea sería el resultado de la historia de dominio patriarcal.


Sin embargo, en aquellos años su planteo fue ridiculizado y se le reprochó haber unido dos conceptos que no tendrían relación entre sí. De todas maneras, el pensamiento ecofeminista continuó su desarrollo y demostró conexiones entre capitalismo, desigualdad de género, racismo, clasismo, cambio climático y deterioro medioambiental: los riesgos ambientales son mayores para las poblaciones más vulnerables –o vulneradas– y quienes lideran las luchas en el territorio son en su mayoría mujeres.


En 2019 se trabajó por primera vez el taller Ecofeminismos en el 34.° Encuentro Plurinacional de Mujeres Cis, Lesbianas, Trans, Travestis y No Binaries (EPMCLTTNB). En el documento elaborado en la jornada definieron el movimiento como: “una alternativa a la violencia del patriarcado y del capitalismo, como nuevas formas de relación donde no hay dominación ni sometimiento del planeta y sus habitantes”.


Con los incendios de la Patagonia, y la falta de respuesta urgente por parte del Estado, el activismo ecofeminista se hizo presente: en pocas horas se organizaron cientos de puntos de donación para acercar insumos a las familias afectadas por el fuego. Asimismo, circulan diferentes cuentas bancarias y de Mercado Pago a las que se puede donar dinero para financiar el trabajo de brigadistas que actúan para combatir la catástrofe.


Imagen de portada vía Freepik.

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo